Archivo de la etiqueta: crecimiento

La Ley de la Atracción

 

Eres como un imán para atraer las cosas a tu vida.

Eres como un imán para atraer las cosas a tu vida.

Atrae para tu vida cosas positivas!

Para nadie es un secreto el poder que tienen las palabras y el pensamiento, de hecho, de tanto desear algo se termina haciendo realidad cuando en realidad te enfocas y pones tu esfuerzo en ello, incluso, es un dicho muy común que una mentira dicha mil veces podría convertirse en una gran verdad.

Quizás habrás leído o visto algo relacionado con la “Ley de la atracción”, la cual, básicamente se refiere a la importancia que tienen nuestros pensamientos conscientes e inconscientes y como éstos logran influir en nuestras vidas, al generar emociones que se reflejan en nuestro entorno, el cual reacciona ante nuestros deseos.

Interesante, verdad? Pero hay que tener cuidado, verás, en momentos complicados de nuestra vida o de gran tensión solemos decir o pensar cosas muy poco favorables; no nos percatamos que ese pensamiento puede traernos energías aún más difíciles de manejar y que al mismo tiempo se reflejarán en la vida de quienes nos rodean.

Es por ello que es importante que enfoquemos nuestra energía para construir física y mentalmente un futuro más abundante, un futuro más próspero. Quienes conocen con mayor profundidad la ley de la atracción han descrito un conjunto de recomendaciones para empezar a moldear nuestro pensamiento y controlar toda la energía que emana de los mismos, y aquí están:

  1. Si no sabes lo que deseas no sabrás como pedirlo. Indaga dentro de ti cuales son las cosas que anhelas vivir o tener y empieza a pedirlas, pídelas de acuerdo a tus creencias, pero pídelas con total convicción, tienes que ser bien específico, con color, forma, tamaño e imaginártelas tal cual.
  2. Coloca todas tus emociones y tu pensamiento sobre eso que has pedido, se agradecido casi como afirmando que ya has recibido el objeto anhelado, ser agradecido es muy importante!
  3. Actúa como si ya tuvieras a tu alcance lo pedido, cree firmemente que te ha sido dado y que ya puedes empezar a disfrutarlo,  que para ti ya sea toda una realidad el tener eso que tanto deseas, imagínate la emoción de tener o hacer eso que tanto deseas y vívelo!
  4. Mantente abierto a las opciones y a la espera de su llegada, pero no simplemente te acuestes en el sofá o en la cama a esperar, debes poner de tu parte, poner acción decidida para que el universo vea que estás dispuesto a alcanzarlo!

Tu mente es como un imán para las cosas que suceden en tu vida.

Lo que piensas sientes, lo que sientes vibras y lo que vibras atraes.

Lo que piensas sientes, lo que sientes vibras y lo que vibras atraes.

Somos el reflejo de lo que guardamos en nuestro ser, prueba de eso es que cuando tenemos una profunda tristeza las personas que están a nuestro alrededor lo notan y cuando estamos felices o ansiosos también se puede notar. Si de repente empiezas a pensar en un momento difícil de tu pasado de tus ojos  podrían brotar lágrimas, y si por el contrario recuerdas una experiencia exitosa seguro una sonrisa te iluminará el rostro. De eso se trata, de aprender a manejar la energía de nuestros pensamientos.

Para algunas personas puede resultar más sencillo que para otras, pero para nadie es imposible. Así como evitamos llorar en público también podemos evitar que nos invadan constantemente pensamientos negativos o poco agradables que terminan siendo un estorbo en nuestro camino.

Todo lo que creas y anheles con absoluta pasión seguramente llegará. Es muy importante evitar cualquier pensamiento negativo, de hecho si hay algo que no tengas debes pensar en “Lo voy a tener” en lugar de meditar diciendo “No lo tengo”, así no te enfrascas en vivir cómodamente durante su ausencia sino en la búsqueda y espera incansable de lo que necesitas para vivir mejor, siempre debemos dar nuestro máximo esfuerzo para lograr nuestros objetivos. Las cosas no caerán del cielo si no nos levantamos cada día para acercarnos más a estas. Es un andar lleno de pequeños o grandes sacrificios, de pocos o muchos obstáculos, pero es un camino lleno de grandes alegrías, éxito y libertad y sobre todo, es un camino seguro y directo a tu meta si así lo deseas con todo tu ser.

Confía en tus capacidades, esfuérzate cada día, pide y siente que lo que deseas ya te pertenece.

Te invitamos a compartir este artículo con todos para seguir llamando buenas energías en tu vida! 😀

El que persevera, alcanza!

No te rindas!

No te rindas!

¿Alguna vez has sentido fracasar en el intento? Seguro habrás pasado noches sin poder dormir, sólo pensado en abandonar la partida sin haber ganado. Pero… ¿Cuántas veces has disfrutado el placer de alcanzar lo que te has propuesto después de vencer cientos de obstáculos que se atravesaron en tu camino?

En la vida se disfrutan mucho más las cosas que conseguimos siendo emprendedores y perseverantes. Lo que se gana sin esfuerzo suele irse más pronto de lo que podemos imaginar o simplemente carece de valor y lo empezamos a olvidar.

Un emprendedor busca constantemente el cambio a partir de las oportunidades, no se atasca esperando una fuente amplia de recursos económicos para iniciar un proyecto, simplemente explota sus habilidades, se apoya en la innovación y siempre le coloca pasión y actitud positiva a lo que seguramente será sustento para su vida.

¿Y si fracaso? ¿Y si no veo la cumbre de mi objetivo?

Ahí es donde hará presencia la perseverancia. Siempre habrá obstáculos tratando de impedir el ascenso, está en tus manos rendirte o vencerlos para seguir subiendo.

¿Has observado cómo trabaja la hormiga? La hormiga es uno de los ejemplos de perseverancia más importantes que nos regala la naturaleza. Transporta un granito de arena a la vez, va y regresa sin detenerse para edificar. Muchas veces la lluvia echa a perder lo que ha logrado… Pero la hormiga es perseverante y vuelve a empezar.

Edison dijo: "No he fallado, solo he conseguido 10 mil maneras diferentes para que mi invento no funcione"

Edison dijo: “No he fallado, solo he conseguido 10 mil maneras diferentes para que mi invento no funcione”

Miremos otro ejemplo, Thomas Edison, el creador de la bombilla eléctrica, probó más de seis mil sustancias hasta dar con la que sería útil para finalizar su creación. Tal vez en algún momento pensó que no iba a encontrar la sustancia indicada, aún así perseveró y lo logró.

Nadie dice que sea fácil emprender algo en la vida y hacer frente a todos los cambios que esto trae, pero nunca se nos da una carga más pesada de la que podemos soportar. Ante cada dificultad el ser humano es capaz de desarrollar una nueva habilidad que le permite superar la situación negativa, es cuestión de intentarlo y no caer ante el primer obstáculo.

¿Qué sería mejor, sentir frustración por no intentar nada o desánimo porque está costando más trabajo del que imaginaste? Me quedo con la segunda opción!

Piensa en algo que desees lograr y empieza a materializar esa idea. Hazte preguntas como estas ¿Qué necesitarás? ¿Con qué cuentas? ¿Cuánto tiempo podría llevar? Ahora visualiza los posibles obstáculos que se pueden presentar y evalúa desde hoy las soluciones con las que los podrías esquivar o derrumbar, así estarás preparado para hacer frente a casi todo lo que te podría desmotivar si llegara a salir mal.

Lo más importante es comenzar y tener claro a dónde queremos llegar.

En ocasiones nos acomodamos tanto a nuestra simple cotidianidad que nunca escuchamos esa voz que con frecuencia nos invita a explorar, a salir del conformismo para crecer más… Esa es la voz que debemos escuchar y la que nos debe guiar.

Emprender y perseverar, dos palabras que encierran grandes esfuerzos y de cada esfuerzo mucho podemos cosechar.

El éxito es posible para aquellos que creen en la belleza de sus sueños

El éxito es posible para aquellos que creen en la belleza de sus sueños

Empecemos a creer más en nuestros sueños, a edificar más como la hormiga y a intentar las veces que sean necesarias para acercarnos un poco más a nuestra meta final.

Si es necesario, iniciemos con objetivos pequeños y luego buscamos algo mayor. Con cada triunfo y cada fracaso creceremos más. Todo se convierte en experiencia y cada vez que logramos levantarnos caminamos con mayor firmeza, tenacidad y voluntad.

Siempre inicia, tropieza y vuelve a intentar. De eso se trata la vida…

La historia del Bambú

Hola a todos y todas, he querido compartir con ustedes esta reflexión que me recomendó mi buen amigo, líder y socio de negocios Jeremías Álvarez, me pareció espectacular y quise ponerla para aquellos que la necesiten tanto como yo, es simplemente una historia para recordarla siempre 🙂

Es impresionante saber cómo crece el bambú

Es impresionante saber cómo crece el bambú

La Historia del Bambú

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se impacienta frente a la semilla sembrada, halándola con el riesgo de echarla a perder, gritándole con todas sus fuerzas: ¡Crece, por favor!

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que, un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece ¡mas de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad,este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento, que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana,muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas y triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.

De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo.

Y esto puede ser extremadamente frustrante.

En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés y aceptar que “en tanto no bajemos los brazos” ni abandonemos por no “ver” el resultado que esperamos, sí está sucediendo algo, dentro nuestro…

Estamos creciendo, madurando.

Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice.

Si no consigues lo que anhelas, no desesperes… quizá sólo estés echando raíces…